De la espada de Damocles y el amor al miedo

Una antigua historia griega cuenta la historia de un cortesano en el reino del tirano Dioniso II de Siracusa, llamado Damocles, él se caracterizaba por ser un adulador consumado y gozaba pregonando que el rey era muy afortunado por poseer riquezas y poder sobre todos. Para darle una lección Dioniso le propuso intercambiar papeles por un día, la idea fue aceptada con prisa y Damocles se sentó en el trono mientras disfrutaba de banquetes y servicios. Sin embargo el rey mandó colocar una espada colgada de un pelo de caballo sobre el trono como una alegoría de las preocupaciones y dudas que trae el ser el soberano de un reino, agobiado por el peligro de la espada, Damocles fue incapaz de disfrutar ninguna de las actividades que como soberano le eran permitidas y en pocas horas pidió arrepentido volver a su condición de cortesano.

La historia es una fábula moral muy antigua que buscaba que se entendiera que la persona encargada de manejar asuntos importantes vive agobiada por la duda de si actúa de forma correcta, pero si vamos más allá cada uno de nosotros vive a diario con una espada similar que pendula cada vez que tomamos una decisión.

Desde nuestra más remota infancia cada uno de nosotros desarrollamos miedos, en un inicio son un reflejo del poco conocimiento que tenemos de lo que nos rodea y lo manifestamos con lágrimas y pucheros. Sin embargo el contacto diario con la realidad nos permite afianzarnos y sentirnos seguros, nos volvemos independientes, traviesos y nos urge una necesidad de comprender el por qué de todo, y llegado este punto son los padres los encargados de lidear con preguntas infinitas y con respuestas complejas… todo bien hasta que llega la adolescencia.

La adolescencia es una etapa complicada, es el momento en el que tratamos con desesperación de definir quienes somos, es el momento de las rebeldías sin causa, de las lecturas profundas, del amor por la música, de las primeras decepciones, del verdadero enfrentamiento contra la realidad. Erróneamente pensamos que cumplida la mayoría de edad estamos a salvo de cualquier tipo de incertidumbre, empezamos a interpretar el papel que nos hemos auto impuesto y son contadas las ocasiones en las que procedemos conforme a nuestros verdaderos deseos, pasamos a ser los comediantes de nuestra propia obra. Pero existe una excepción, por obra del azar o de un poder superior, a menudo encontramos una persona con la cual sentimos la libertad de ser nosotros mismo, y se traduce en amistad genuina o amor verdadero. Y es aquí cuando en realidad conocemos lo que es el miedo, cuando experimentamos el terror de la posible pérdida.

El miedo proviene de la mente del humano, consciente de su propia mortalidad, el hombre siempre se ha visto aquejado por el temor que le inspira su fragilidad, por ello siempre anhela poder retroceder en el tiempo, por eso es fácil sentir nostalgia y por eso nos agobia tanto tomar decisiones. Nietzsche consideraba que una persona que se arrepentía de un acto no era digna del mismo, y yo concuerdo. Son las cosas que hacemos, las oportunidades que tomamos y los errores que cometemos los que nos definen. Uno empieza a amar al miedo cuando ha entendido como quitarle la espada. Cuando uno sabe que no mira el futuro con la nuca y que nacemos con los polvos contados… y eso… eso tiene que ser vivido.

Anuncios

One thought on “De la espada de Damocles y el amor al miedo

  1. el vivir es parte del ser… ahora que el ser es lo dificil… porque no puedes llegar a ser si no vives lo que tienes que vivir… y a veces el vivir da miedo, porque te desprendes de muchas cosas para llegar a obtener otras, a veces el trueque no es justo (o parece que no es justo), pero si esperas un poco, esa cosa pequeña e insignificante que te dio la vida puede llegar a ser aquello que luego cambies por lo que te hará feliz… en esta vida no hay que decechar nada, acumula todo lo que puedas y si te es posible… compártelo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s