Dement y mis tres sueños

Llevaba casi dos meses sin haber soñado nada, técnicamente tal vez es falso porque pude haberlo soñado pero no recordado; el punto es que después de una temporada de pesadillas recurrentes, mi mente optó por cerrar el disco duro de mi inconsciente. En un inicio fue un alivio, de hecho creí sentir mi cerebro más despejado e incluso descansaba mejor, o al menos eso pensaba. La realidad se hizo evidente cuando transcurridos unos días me sentía más propenso a pensar estupideces. Cuestiones mías diría…

En 1959 Petter Trip, un DJ neoyorquino, fue voluntario en el primer intento de mantener a un hombre despierto con asistencia médica, de modo que Trip no solo no dormía sino que cualquier intento de ensoñación o descanso era químicamente neutralizado. Tuvieron que transcurrir 8,4 días para que se determinara que el experimento debía finalizar, el motivo no fue económico, ni de investigación, el deterioro mental del DJ fue tal; que en palabras de sus allegados nunca más sería el mismo. Además de plantear un precedente para evitar estudios similares en el futuro, la experiencia de Trip sirvió para establecer la importancia de dormir y soñar, pues transcurridos los tres primeros días el humano empieza a desdibujar la realidad que lo rodea, al pasar cinco días empieza a desarrollar paranoias y fobias instantáneas y por último pierde su identidad y parte de su memoria real.

A diferencia de Trip yo si he descansado pero el sueño como tal me ha sido esquivo, y de repente de buenas  a primeras, en un lugar que es lo más diferente a mi lecho habitual que se pueda imaginar, tres sueños se suceden en una sola noche, siendo el subsecuente más intrigante que el anterior. Sería muy humano intentar darles algún significado, y si errar es humano entonces  por lo mismo yo caigo en el mismo defecto, no es entera mi culpa desde la antigüedad el hombre ha recubierto al sueño de un halo místico que encierra profecías o revelaciones,  en mi caso prefiero algo de ciencia.

William Dement fue un médico pionero en la medicina del sueño, sus estudios llevaron a fundar el primer instituto de alteraciones del sueños, y su contribución más importante es la determinación de afecciones como la apnea y la narcolepsia. Fue él quien realizó los primeros estudios asociados a electroencefalogramas que permitieron determinar que si existe un estado en el que la mente de un hombre puede ser afectada es precisamente cuando se encuentra durante un ciclo de descanso. Del mismo modo describió que desde el punto de vista psiquiátrico los sueños provienen de la región del cerebro que maneja el inconsciente. En resumen, un sueño que se meta mucho en tu cabeza te puede enloquecer y no se sabe exactamente de donde proviene… no es demasiado alentador.

Existen ejemplos históricos en los cuales personas han tomado decisiones erradas basadas en la inconsciencia (y no me refiero a los políticos actuales), civilizaciones han sido destruidas por mensajes mal interpretados, mentes brillantes han colapsado por ensoñaciones profundas. En mi caso prevalece que la nostalgia por la ausencia de mis sueños hizo que pese a sus significados dispares fuese una experiencia muy grata. Tres sueños diferentes seguidos tal vez no sea muy común, y aunque no se vuelva a repetir me quedo con el pensamiento de Edgar Allan Poe, a veces al soñar de día somos conscientes de muchas cosas que escapan a los que se limitan a soñar en la noche. Creo que ya tengo sueño…

Anuncios

One thought on “Dement y mis tres sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s