Eculubración sobre la cara y palabras de libro

Tienen que admitir que el  título al menos vende. Es que eculubración tiene una consonancia lúbrica, y eso siempre es una característica deseada, sobre todo en los amantes y en profesiones dispares como la fisioterapia y otras más antiguas. Sin embargo tendré que decepcionar a los lectores, al presentar esta que no es más que como lo dice el diccionario una divagación complicada con apariencia de profundidad.

Si enfocamos un poco y leemos la cuarta y octava palabra del libro entendemos que el objetivo del presente escrito se dirige hacia un tema mucho más recurrente, y muchos dirán al fin este bruto volvió a los escritos cómicos. Para gusto de casi nadie y desagrado del mundo es la verdad.

El facebook entendido como red social de intercambio de información (datos, imágenes, sonido y video) nació como un proyecto elitista, para ser más claros en una universidad de difícil acceso, originalmente para un club bastante selecto pero con el mismo espíritu: enterarse de la vida de los que conoces. El hecho de que degenerara en lo que actualmente representa es otro asunto del cual gente con mucho más conocimiento que yo tendrá que analizar y definir.

Debo admitir antes de proseguir con el relato: Mi nombre es Mauricio Garrido, tenía hi5 y me resistí en un inicio a tener facebook. Las limitaciones eran de índole lingüística, nuestro bello español, idioma ideal para poesía (osea para palabrear), para insultar (se puede hacer una frase entera con derivaciones de dos malas palabras) y para mezclarse (uno nunca habla solo en español, habla inglés, francés, quechua y hasta esperanto), me ataba indiscutiblemente a una red social que manejara el mismo. En pocas como todo buen vago daba pereza traducir. Pero basado en el principio que cualquier cosa  que ha sido masticada con la suficiente persistencia entra en cualquier boca, inevitablemente el hi5 se volvió común, universal y posteriormente grotesco.

El facebook apareció precisamente con su versión en español, con su espíritu original, elitista y vanguardista, abrió nuevas posibilidades: maravillosos enlaces de video con youtube, imágenes en muros que trascendían el oso que te entregaba un corazón de diez veces el tamaño de tus otros comentarios, la exclusividad de tener un mejor manejo de tu privacidad y sobre todas las cosas, ya no era cholo.

Como todo evoluciona debería hacer un contraste verídico y tajante, hoy en el facebook tengo de amigos a mis padres, mi familia, mis amigos de la u, del colegio, de la escuela, del jardín de infantes, y  me atrevo a decir que si hubiera ido a guardería… (Insisto yo si no he cambiado de cara ja ja ja).

En condesado, tener una cuenta en el facebook se ha convertido en algo del día a día, puedo decir que es sumamente adictivo y con características de amigovi@, es decir aunque uno le niegue uno siempre regresa. En mi caso si se llamara cerveza se podrían disminuir en un 50 % mis vicios no profanos.

La necesidad de incluir una nueva lista de pecados capitales se hace necesaria. e incluso moderadora de lo que serán nuestras futuras interacciones virtuales, se tendría que incluir una lista de cómo no se deben tomar las fotos (haciendo trompa, semillucha en el espejo del baño, o peor aún semillucho , con gafas y en el espejo del baño, o intentando mostrar que yo si bebo cuando se ve claramente que la botella sigue con la tapa, entre otras), se debería instruir sobre el uso del muro (si quiero hablar de hasta cuando voy al baño para eso está twitter que da la opción de seguirle incluso a esos sacros lugares, no comentar sobre la chuma del amig@  frente a todos, y sobre todo no cambiar de estado más rápido que el clima de Quito), además sería indispensable una norma sobre las invitaciones a aplicaciones (no quiero verle a la man que se arruinó la vida en diez segundos, no quiero saber que es cityville, mafiawar, apenas puedo con mi granja; y no quiero saber quien visitó mi perfil, en todo caso preferiría ver quien visitó el perfil de mi novi@, espos@ o futur@).

Pero ante todo puedo decir que me divierto, es que cada vez que entro en facebook, siento que todos me ven, que cada acción mía produce un comentario, una imitación, una lágrima o una sonrisa. Que el mundo habla de mi ocupación o desocupación, que siento que tengo más amigos de los que en realidad están a lado mío. En pocas palabras que siempre estoy siendo observado. Y en contra de cualquier etiqueta de exhibicionista puedo decir, que en Latacunga siendo la diminuta ciudad que es, me siento del mismo modo. Si no puedo viajar a Lata nada mejor para sentirse en casa que cambiar de estado a propósito, cambiar de foto de perfil  o subir un enlace morelio…. Aaaa estoy en casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s