Atardecer de un ocaso crepuscular

Y como lastiman los celos

te seguí Elena desesperado e inerme

frente al mar de iridiscente espuma

indefenso hasta el paroxismo

tal vez no quisieras verme

tal vez fuera la bruma

o tal vez fuera tu astigmatismo.

 

Y como lastiman los celos

ibas descalza por la arena

y  yo caminaba detrás

arrastrando mudo mi condena

adorándote en silencio

y te grite cuando no pude más

cuidado con los cangrejos!

 

Y como lastiman los cangre… los celos

tú no respondías Elena

ni me mirabas con tus ojos de azabache

y vacilé al escribir tu nombre en la arena

pues nunca supe bien si Elena va con hache.

 

Hasta que por fin me pediste

que me fuera del todo de tu vida

Por qué me tratas de ese modo

Si no te viera del todo

me volvería loco

y tú me respondiste conmovida:

Si no quieres irte del todo

Por qué no te vas un poco!

 

Les Luthiers

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s