En eso se resume

Hasta ese momento no había caído en cuenta que no sé la forma que tiene una zarza, o si una nube debería ser de un color especial para poderla distinguir de una niebla; para ser sincero habría esperado quedarme ciego o tal vez que alguna verdad me fuera revelada como quien desliza una cortina para que el espectador comprenda el capítulo final de una obra. En lugar de estas apreciaciones las circunstancias de la epifanía habían sido completamente equivocadas, humanas muy humanas.

Nunca terminé mi educación formal como músico, solo las bendiciones de Baco me engañaban a la hora de cantar y estoy por completo seguro que más que un don era una maldición para los seres cercanos. Tampoco tuve la gracia de los dioses para la pintura o el dibujo y mis manos son incapaces de modelar la piedra o el barro, ni los castillos de arena me salen bien. En la danza soy más bien torpe o lo poco que sé es por esfuerzo y no se diga la poesía que por algo este texto no rima.

Poco puedo argumentar en dialéctica, y de poco me ha servido leer sobre la epistemología, los sistemas suelen tener fallas, así como los conceptos tienen variables, las medidas poseen incertidumbres e incluso los números a veces dependen de estadísticas inciertas. Tanto las ciencias exactas como las humanas tienen sus limitaciones y es normal que alguien tan obtuso como yo no las entienda.

En los cardinales solo llegué a entender los puntos de orientación jamás las virtudes. Siempre imprudente con mis comentarios, injusto con mi tiempo y dedicación, desbocado en las atracciones y deficiente en los momentos difíciles. Le fallé a Platón, a Cicerón y a Tomás de Aquino, y hasta al cura de mi confirmación. Para colmo también soy perjuro como teólogo así que la fe estribaría en la esperanza que por caridad algo recuerde.

Siempre tibio nunca decidido, ese es el mal común de los mortales. Ni para las opuestos salí bueno o debería decir malo. Tal vez por pereza no resulté soberbio pues nunca encontré bueno perder el tiempo en hablar de mí mismo, o será envidia por los que si pueden. Me guardo mi ira para los que no la merecen y en esa avaricia no suelo poder comer ni pensar mal. Acorralado entre la indecisión siempre acabo debiendo y cuando hasta mi alma pongo en oferta resulta que no hay demanda.

Y si algún valor he considerado tener viene del lado de los sentimientos, esclavo fiel de lo que me ocurre. Altruista más por el decreto de un programa computacional que por aclamación popular. Fiel sujeto a ser herido más por confiado que por masoquista. Proclive a perder cuando se apuesta el bienestar, poco sesudo en el lado de confiar. Y hasta hace poco tan ignorante en acciones abismales como el hecho de saber callar.

Embelesado en anunciar mi madurez, proclamé a los cuatro vientos mi independencia, en la facilidad de desprenderme de las cosas, en como con mi absoluto conocimiento podía desmentir al charlatán, como se puede prescindir de lo superfluo y de cómo ser más humilde sumido en la grandeza.

Un día sucede sin previo aviso, opto por el silencio, por la duda, pues te cruzas en mi vida. Siendo la más tierna revelación del camino, incapaz de entender semejante descubrimiento me siento ignorante al tratar con tal belleza. Aún no sé cómo se moldea una melodía que rima con un movimiento en un trazo. Ninguna regla me susurra como hablar contigo, ningún teorema me dice la estrategia para no perderme en tu mirada. Cualquier virtud que busque en mí, para merecer ser digno se me hace incumplible o escapa a mis esfuerzos y del mismo modo cada evento reprochable me parece perdonado si me imagino compartiéndolo contigo. Y si de sentimientos es el foro me declaro ignorante cuando de ti se trata. En cuanto a mi falsa libertad, solo puedo decir que no es completa si no estás conmigo.

Y en eso se resume, puedo decir que pasan revelaciones, artes, verdades, virtudes, pecados y sentimientos. Pero el tiempo no pasa, está detenido, y del mismo modo que reza el poema tan conocido, ahora “estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s