La Odisea Versión Pulenta

En “La Ignorancia” el escritor Milan Kundera pone en duda la utilidad de la añoranza y el recuerdo como herramientas bondadosas para facilitar un eventual regreso. Para ello pone el ejemplo del personaje de Odiseo, “Ulises”, y su eterna jornada para alcanzar el retorno a Ítaca. Al llegar lo único que entiende es que en lo que menos están interesados sus compatriotas es en escuchar sus incontables viajes, los rivales derrotados en la guerra y en los percances sufridos durante el viaje. Considerando que la historia original está narrada en un tiempo mítico, me imagino a un Odiseo ansioso de contar como derrotó a los cíclopes mientras sus amigos lo acallan atropelladamente para relatarle el pleito por unas cabras que sucedió el mes pasado.

Cómo se empaca lo que fue una vida de dos años en 32 kilos o menos, me imagino que esa parte fue sencilla para Odiseo. Sus barcos y posesiones fueron destruidos no en una, sino en múltiples ocasiones. Yo no dispongo de monstruos marinos o dioses amargados para que me ayuden a librarme fácilmente de las cosas que me han acompañado en este período. Con cada cosa que incluyo en mi maleta sé en mi interior que le estoy negando a otra la posibilidad de acompañarme.   Y aunque resulte risible al intentar desechar artículos uno se da cuenta que incluso le es difícil desprenderse del cuchillo sin filo que le dificultaba cocinar (Y con el que se cortó como gil en muchas ocasiones).

Un capítulo aparte tienen los objetos que fueron obsequios o detalles de personas, porque la incapacidad de llevarlos me hace sentir más agradecido con sus dueños originales y me recuerda que por suerte las amistades sinceras se encuentran en cualquier lugar del mundo. De repente el hervidor me recuerda las personas que me visitaron y con quienes compartí un café, el juego de platos los primeros conocidos que se volvieron familia e incluso la emoción con la que en mi cumpleaños me regalé el juego de ollas que ahora con desgano intento vender en internet.

Si la arrocera me despierta esas emociones una escala incomparable son las despedidas con los amigos. Considero que a Odiseo en ese aspecto le resultó muy práctico que sus marinos y compañeros no le duraran demasiado, supongo que hasta fue muy placentero engullirse a parte de ellos en la isla de Circe. Si fuera mi caso me imagino a varios de mis amigos amantes de los asados pasando a ser cerdos, pollos y carneros mientras que los vegetarianos desfilando como pepinos, berenjenas y zapallos. Al menos de ese modo me aseguraría de llevarme un poco de ellos conmigo.

Incluso el consuelo que da Kundera es amargo, menciona que al viajero lo único que le queda son los recuerdos y las hazañas, y que incluso ese último recurso se irá deformando y desapareciendo conforme el tiempo y la distancia ajusticien nuestro ahora. En un futuro espero que las memorias que perduren estén ligadas a todas las personas que compartieron este tramo de vida, y que cada vez que acudan a mi mente frases como “Bacán”, “Wena”, “El manso mambo”, “Éxito”, “Poco niño”, “Onda filo”, ”Hágase el pendejo” ,“Pinche desgraciado”, “Malalo malvadín” entre muchas otras, se materialicen en mi cabeza los rostros de los excelentes seres humanos detrás de cada una de ellas.

En unos pocos años otras personas ocuparán los asientos de la Casona, otros equipos se batirán en las canchas de San Francisco, nuevos recién llegados tomarán café en la Cepal, otro grupo será el que celebre los cumpleaños con fotos instantáneas en Bellavista, y otros rostros serán los que sean vetados en cierto Edificio de Argomedo y Lira. Espero con todo el corazón que en esos lugares que son tan nuestros en el presente, perdure para siempre las historia míticas de nuestro excelente grupo de amigos.

Santiago de Chile, 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s