Recuerda

Y si te suplico que antes de irme me escuches

ni por un momento, estaré pidiendo algo en vano

al final si no tengo demasiado tiempo

perderé unos instantes contigo hermano.

 

No se trata de una despedida del que abandona

es más bien necesito mejorar mi destreza

no es un renuncio a la amistad como tarea

es un ya no puedo con mi propia tristeza.

 

Como recurso final del que siempre espera

rogando que el resultado dé los menores daños

te recuerdo a ti con ideales como eras

la felicidad que te embargaba hace pocos años.

 

No te lo cuestiono perderse a veces es necesario

el dolor y la soledad siempre van de la mano

pero tú eras el valiente que las ignoraba

y yo el adolescente, tú el temerario.

 

No te defiende la razón, tampoco la falacia

mejoras excusas escuché en la más lúgubre tormenta

y si al final tú decides que es mejor tirar la toalla

con el perdón debido, te digo bro estás por tu cuenta.

 

Porque al final me resultó mustia la calma

y el afán de risa, el entusiasmo de juventud

no anticipo nada pero con el dolor del alma

solo te requiero, recuerda como eras tú.

 

Tienes el permiso de ignorar estas letras

pero tampoco es que te vea complacido

aún así en la nostalgia y en las incompletas

considera que desde hoy ya me habré ido.