Dios Emperador de Dune (Fragmento)

“En la cuna de nuestro pasado, me encontraba tendido de espaldas en una caverna tan baja que sólo pude penetrar en ella retorciéndome, no gateando. Allí, a la luz danzante de una tea de resina, pinté en el techo y las paredes las criaturas de la caza y las almas de mi pueblo. Qué iluminador es mirar hacia atrás y contemplar a través de un círculo perfecto la antigua pugna por obtener el momento visible del alma. Todo el tiempo vibra ante la llamada: “Aquí estoy!” Con la mente informada por los artistas gigantes que vinieron después; contemplo huellas de manos y músculos esbeltos pintados en la roca o carbón y tintes vegetales ¡Cuánto más que simples acontecimientos mecánimos somos! Y mi conciencia anticivil pregunta: “¿Por qué no quieren abandonar la caverna?”.” (…)

“La mayoría de civilizaciones se basan en la cobardía. Resulta tan fácil civilizar enseñando cobardía. Se diluyen los niveles que conducen a la valentía. Se refrena la voluntad. Se regulan los apetitos. Se vallan los horizontes. Se dicta una ley para cada movimiento. Se niega la existencia del caos. Se enseña a respirar despacio incluso a los niños se domestica.” (…)

“En toda extensión de mi universo no he visto ninguna ley de la naturaleza inalterable e inexorable. Este universo presenta solamente relaciones cambiantes que a veces se contemplan como leyes por conciencias de corta duración. Estos detectores carnales que denominamos esencia son efímeras emanaciones que se abrasan en las llamaradas del infinito, fugazmente conscientes de las condiciones temporales que constriñen nuestras actividades y se modifican a medida que esas actividades también se modifican. Si tenéis que definir lo absoluto, usad su propio nombre: Efímero” (…)

Frank Herbert

 

Anuncios

El Mesías De Dune (Fragmentos)

(…)

“No importa cuán exótica se vuelva la civilización humana, no importa el desarrollo de la vida y la sociedad ni la complejidad de las relaciones máquina/hombre; sea como sea, siempre se producen interludios de solitario poder durante los cuales el curso de la humanidad, el auténtico futuro de la humanidad, depende de las acciones relativamente simples de una sola individualidad.

Del Libro Santo Tleilaxu”

(…)

“Tibana fue un apologista del Cristianismo Socrático, probablemente un nativo de Anbus IV que vivió entre el octavo y el noveno siglo antes de Corrino seguramente en el segundo reinado de Dalamak. De sus escritos, tan sólo sobreviven unos pocos, de los cuales caba destacar este fragmento: <<Los corazones de todos los hombres moran en la misma soledad>>.

Del Libro de Dune de Irulan”

(…)

Frank Herbert

Hijos de Dune (Fragmentos)

(…)

“En todas las máximas fuerzas socializantes uno hallará siempre un movimiento subterráneo que pretende conseguir y mantener el poder a través del uso de las palabras. Desde los doctores brujos hasta los sacerdotes y hasta los burócratas, siempre es así. El populacho gobernado debe ser condicionado a aceptar el poder de las palabras como cosas actuales, para confundir el sistema simbolizado con el universo tangible. En el mantenimiento de una tal estructura de poder, algunos símbolos son mantenidos fuera del alcance de la común comprensión… símbolos tales como aquellos que tienen relación con la manipulación económica o aquellos que definen la interpretación local del sano juicio. Una ocultación simbólica de esta clase conduce al desarrollo de sublenguajes fragmentarios y cada uno de ellos se convierte en una señal que sus usuarios van acumulando como una cierta forma de poder. Debido a esta comprensión de los nuevos procesos de formación del poder, nuestra Fuerza de Seguridad Imperial debe estar siempre alerta a la formación de sublenguajes.

Lección en la Universidad de la Guerra de Arrakis, por la Princesa Irulan”

(…)

“El niño que rehúsa viajar en el arnés del padre, éste es el símbolo de la más singular capacidad del hombre. <<Yo no debo ser lo que fue mi padre. Yo no tengo que obedecer las reglas de mi padre, ni siquiera creer en todo lo que él creía. Mi fuerza como ser humano es el que yo puedo hacer mis propias elecciones sobre lo que debo y lo que no debo creer, sobre lo que debo y lo que no debo ser>>.

Leto Atreides II, Biografía de Harq al-Ada”

(…)

Frank Herbert