San Isidro, Madrid y Viceversa

Échese unas piezas, sin más, con la parienta en cualquier bailongo de barrio, pero, eso sí, dándole cierto cuartelillo al cuerpo, que para eso están las fiestas, para hacerle un corto a las mangas de la soledad, para escupirle en la cara a la tristeza, para acostarse de madrugada, para abrazar a los desconocidos, para mover el culo en los conciertos, para pedir la oreja, para emborracharse un poco, para descontrolar un poco, para colocarse un poco, para divertirse un poco, para enrollarse un poco, para divertirse un poco, para desmadrarse un poco, para revolcarse un poco, para reírse un poco, para enamorarse un poco, para achucharse un poco, para gritar también un poco, para pasarse un poco…

Joaquín Sabina